• 2024-05-23
0 Comentarios

2024 AÑO ELECTORAL EN EL EXTERNADO

Editorial

Aunque los estatutos de nuestro Externado lo permiten, Hernando Parra desde la campaña que lo llevó a la rectoría ha sido categórico en señalar que no aspirará a la extensión de su periodo por el término de dos años. Estamos seguros de que el Rector honrará su compromiso y sentará de paso un importante precedente. Complejo competir con quien hace una campaña desde el despacho del rector para que lo elijan unos consejeros que ayudó a elegir. Ya en el pasado reciente, al estrenar la figura y sin que se renovara el Consejo, se vivió una verdadera opereta. Postularon candidatos que solo se enteraron de que lo fueron cuando ya estaba reelegido Juan Carlos Henao por un Consejo con periodo vencido, para darle legitimidad a una supuesta reelección que en realidad fue una prórroga. Esas cosas no pueden volver a pasar jamás en el Externado.     

Ante esa incontrovertible realidad, la universidad queda desde este año en campaña electoral de cara a la sucesión de Hernando Parra. No es una exageración. Aunque el periodo del Hernando Parra va hasta el 2027, este año se renueva el Consejo Directivo y serán los nuevos consejeros los que, una vez se surta la consulta no vinculante con la que se democratizó la elección del Rector, quienes elijan.  

Ya varios profesores, que no lo reconocen en público, están en campaña por suceder a Parra. Es su derecho, desde luego, pero desde el Radical nos preguntamos qué tan equilibrada será la campaña cuando varios de esos aspirantes tienen responsabilidades administrativas y condición de jefes de los profesores que votarán por el Consejo Directivo. La mano tendida del Rector y su compromiso de “volvernos a encontrar” le ha concedido privilegios inmerecidos a profesores que han extendidos sus feudos y sacan pecho dando cuenta de la burocracia que controlan en otras facultades. Ignoramos si es parte de una estrategia de la que participa el Rector, pero nos parece que está a tiempo de revisar esas “cuotas” incluso de quienes fueron sus aliados para llegar a la Rectoría. Si se mantiene esa situación se estaría legitimando que un par de aspirantes arranque con ventaja rompiendo las reglas de la igualdad. No es lo mismo hacer campaña desde un departamento de la facultad de derecho o teniendo el control de la facultada de economía, que hacerlo, como le tocó al Dr. Parra como un simple profesor.   

Por la salud de la democracia a la que poco a poco se acostumbran los externadistas, le corresponde al Rector y al actual Consejo Directivo, definir unas reglas claras, justas que garanticen una sana competencia entre quienes pretender suceder a Hernando Parra y para ello deben empezar por evitar que candidatos in pectore metan sus cuotas en el nuevo Consejo y amarren los votos con los que se elegirán en el 2027. Si, faltan tres años, pero de la transparencia en la elección de este nuevo Consejo depende en gran medida el buen suceso de la elección del Rector.  Desde esta tribuna hacemos un llamado a las directivas en ese sentido e invitamos a los profesores y electores a demostrar su independencia y no permitir que tomen vuelo las microempresas electorales que ya están funcionando a los ojos de toda nuestra comunidad. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *