• 2024-05-23
0 Comentarios

Angela María Buitrago

Habla con EL RADICAL

“Se debe cambiar el sistema de todos los
nombramientos de funcionarios judiciales”

 

Angela María Buitrago ha hecho una extraordinaria carrera académica en el Externado. Aquí estudió derecho, hizo una especialización, una maestría y un doctorado. También ha sido profesora. Además de ser una de las personas que mejor conoce los horrores del holocausto del Palacio de Justicia, ha trabajado en la fiscalía, en la comisión del Código Penal Tipo para Iberoamérica y ha sido miembro del Instituto Colombiano e Iberoamericano de Derecho Procesal Colombiano, del Colegio de Abogados Penalistas de Bogotá y Cundinamarca y del Instituto Iberoamericano de Derecho Procesal. Habló con El Radical después de que la Corte Suprema eligiera, con 18 votos, a Luz Adriana Camargo como Fiscal General de la nación. Tiene opiniones sobre el método de elección que existe. También cuenta lo que todavía no se conoce de la toma y retoma del Palacio.

 

 

1. ¿Su mejor recuerdo de las épocas de estudiante?

El haber ingresado a la Universidad Externado y haber oído al profesor Manuel Gaona contarnos el orgullo de ser externadita donde la exigencia era permanente y el respeto por el docente y la comunidad era la regla.

 

2. ¿Y el peor?La crisis en el año 1985 cuando se opusieron los estudiantes a que la Universidad tuviera relaciones con el presidente de la época, ante su actitud en la toma del palacio de Justicia, lo que llevó a hacer fuertes manifestaciones y cargos muy duros contra las autoridades de la Universidad.

 

3. ¿Qué hacer para que la injusticia no siga siendo la regla general en Colombia?

Pensar en país. El egoísmo de casi todos los sectores que llevan a excluir al otro, a desconocer a los demás, y a apropiarse de los recursos para uso personal y beneficio propio del cargo, genera la injusticia que actualmente nos circunda. Sólo cuando se entienda que el cargo público es para servir y no para usufructuarse de él podrá entenderse que la justicia como institución social sea la que se imponga.

 

4. ¿A dónde debería apuntar la reforma a la justicia?

Mientras el sistema no se modifique para que realmente opere la justicia ninguna reforma dará en el clavo. La forma como se concibe la administración de justicia dista mucho de la realidad del país. La inexistencia de estudios serios que permitan determinar las causas reales de las graves fallas de la justicia hace que las propuestas sólo sean pinceladas en un mar de vacíos.

La falta de recursos para que la justicia opere en todo el país ante una realidad cada día más grande de centralización y privilegios en determinados departamentos o ciudades hace que la reforma a la justicia empiece por ahí: admitiendo sus reales capacidades e incrementando adecuadamente las mismas para que pueda haber justicia. La reforma debe promover nombramientos idóneos, asegurar la adecuada capacitación, pero sobre todo el manejo de la numerosa carga laboral en todas las jurisdicciones. La Reforma a la justicia debe apuntar a consolidar los sistemas en lugar de dar bandazos que desestabilizan y se llevan de manera abrupta años de esfuerzo en la implementación de modelos que pueden ser adecuados.

La reforma de prohibir las reformas continuas.

 

5. ¿Le gustaría ser rectora del Externado?

Sin duda creo que es el sueño de algunos académicos. En mi caso particular hasta ahora no lo había pensado, pero sería un honor y un gran reto.

 

6. ¿Qué echa de menos en externadistas de hoy?

En algunos externadistas la ausencia de los valores que imprime el Externado. El pensamiento liberal y radical en el mejor de los sentidos. El valor del esfuerzo de la exigencia y del compromiso con la sociedad y el país.

 

7. ¿Cree que se debe cambiar el sistema de elección del fiscal?

Sí. Creo que se debe cambiar el sistema de todos los nombramientos de funcionarios. Debería implementarse mecanismos objetivos que permitan seleccionar adecuadamente a todos los que hacen parte de la Fiscalía General. La elección debe ser transparente y objetiva.


8. ¿Si no fuere considerado su nombre para Magistrado o Fiscal a qué otro cargo podría aspirar? ¿Por ejemplo, a Procurador o Defensor del Pueblo?

Realmente la vida me ha dado la oportunidad de servir en cargos públicos en donde mi experticia me ha permitido prestar un servicio con capacidad y conocimiento. Por lo tanto, las áreas afines al derecho sancionatorio y a la protección de Derechos Humanos son cargos que asumiría con mucho gusto y con la finalidad de cumplir con la función. Pero aspirar actualmente no tengo intención.

 

9. Usted conoce como pocos el caso del Palacio de Justicia, ¿ya se sabe todo lo que debe conocerse o falta mucho?

¡FALTA MUCHO! Por ejemplo: ¿Quien realmente disparó a las personas que aparecen con tiros de gracia? ¿Cómo se planeó y desde cuándo todo el ingreso a Palacio de Justicia por parte del M-19? ¿Quién realmente ejecutó a personas que salieron vivas del palacio de Justicia y regresaron muertas? ¿Por qué razón se levantó la guardia del Palacio de Justicia? ¿Por qué levantaron los roquets que estaban dentro del Palacio de Justicia y que eran incendiarios? ¿Por qué manejaron versiones diferentes en informes oficiales las unidades militares? Por qué dispararon tres roquets en el frontispicio del Palacio a las 2 de la madrugada del 7 de noviembre de 1985. Por qué no se enteró el presidente Belisario de la utilización de tanques y del armamento que se llevó al Palacio de Justicia. Cuántas personas realmente desaparecieron y/o murieron. Ojalá al desclasificar la documentación que guardan los archivos de Estado se logre conocer mucha más información.

10. ¿Ese ha sido el caso en el que más la han amenazado?

Sí. Lo hicieron en las audiencias, lo hicieron con manifestaciones públicas en la Plaza de Bolívar, con mensajes y correos y con columnas que incluso colgaron en páginas oficiales. 

 

11. ¿Cuál fue su peor profesor y el mejor?

Yo debo decir que la planta de profesores de nuestra época eran todos de lujo. En la época en que yo estudié tuve la oportunidad de tener al Dr. Fernando Hinestrosa, a María Cristina Morales, a Edilberto Durán, a Hernán Fabio López, a Ramiro Bejarano, a Alfonso Reyes Echandía, a William Monroy a Eduardo Lozano, Manuel Corredor al Dr. Aldana Rozo a Jairo Parra Quijano y otros que no terminaría de enumerar que fueron excelentes profesores. Y tratando de buscar en el recuerdo el peor no logro ubicar un solo nombre.

 

12. ¿Mi mejor discípulo?

Quizás tendría que decir que mi mejor discípulo ha sido Jennifer Olivero desde pregrado y en posgrado Carlos Madrid.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *